Sevilla

 

Sevilla es la capital de la provincia de Sevilla y de la comunidad autónoma de Andalucía. Situada en el suroeste de España, la ciudad tiene una posición privilegiada ya que es el único puerto fluvial de España, situado a 80 km del mar en el río Guadalquivir. Su ubicación abrió la ciudad al Nuevo Mundo y fue en gran medida responsable de su desarrollo económico y urbano. Su rica y variada historia ha dejado un magnífico patrimonio cultural, que ha hecho de Sevilla uno de los destinos más populares de Europa.
Sevilla cuenta con una completa y eficiente red de transporte que facilita el acceso a ciudades como Cádiz y Córdoba, mientras que los trenes de alta velocidad conectan Sevilla con Málaga y Madrid en un abrir y cerrar de ojos. El aeropuerto de San Pablo de Sevilla está a sólo 10 km del centro de la ciudad. Es el segundo aeropuerto más grande de la región después del aeropuerto de Málaga y ofrece buenas conexiones con las principales ciudades españolas y con varias ciudades europeas Dentro de la ciudad, hay un sistema de transporte público excelente, con metro y una red de tranvía.
La gloriosa historia de Sevilla ha dejado tesoros arquitectónicos realmente magníficos como la Catedral y la Giralda, antiguo alminar de la mezquita convertido en campanario de la catedral actual. Forman parte de los símbolos más importantes de la ciudad y han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sevilla es también conocida por sus eventos culturales, entre ellos las celebraciones de Semana Santa, la famosa Feria de Sevilla y la Bienal de Flamenco. El casco viejo es encantador y fascinante, y no es de extrañar que Sevilla se haya convertido en un destino turístico nacional e internacional tan popular.

Sevilla también acoge desde hace mucho tiempo importantes eventos de negocios, congresos y convenciones, como reflejan sus extensas instalaciones para la celebración de reuniones y su oferta de alojamiento. El Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla tiene un área total de exposición de 7.200 m² y ofrece capacidad para 6.000 personas. La ciudad también cuenta con otros espacios fantásticos para eventos corporativos, por ejemplo la propia Catedral de Sevilla y el Palacio Real (Reales Alcázares),  diversos palacios privados de la aristocracia de Sevilla en el centro de la ciudad, o espacios como el Museo del Baile Flamenco, que ha servido de escenario para talleres de animación, exposiciones y otras actividades. Asimismo, Sevilla cuenta con múltiples haciendas, fincas y cortijos andaluces ubicados en los alrededores de la ciudad que pueden ser utilizados para eventos privados.